La Itinerancia Musical Príncipe Francesco Maria Ruspoli es fruto de la colaboración entre la Associação Cultural Ruspoli de Sáo Paulo (Brasil) y el Centro Studi e Ricerche Santa Giacinta Marescotti de Vignanello (Italia). Por cuarta vez en 2018, la Itinerancia presenta en América Latina sus producciones, realizando conciertos, conferencias, talleres, residencias y eventos entre Cuba, Brasil y Perú, con la participación del ganador del Concurso Internacional Príncipe Francesco Maria Ruspoli de Música Barroca y con la contribución científica del mismo Concurso de Estudios Musicológicos. La primera etapa de la Itinerancia es la inauguración del clavicémbalo construido en el Taller realizado en La Habana por Andrea Di Maio (Octubre 2017), en el concierto que encierra la XX Semana de la Cultura Italiana en Cuba el día 3 de Diciembre, con la participación de la ganadora del Concurso Ruspoli de Música Barroca 2017 y músicos Vignanello, cerca de Roma, donde Giada Ruspoli y el Centro Studi crearon en 2009 el Concurso que en 2018 celebra su 10° aniversario. Bajo la dirección artística del que escribe, el Concurso nació para honrar la memoria del Príncipe Francesco Maria Ruspoli (Vignanello 1672 – Roma 1731) y dar a conocer el espíritu del mayor mecenas de Roma en el siglo XVIII, que acogió algunos de los mejores artistas, poetas y músicos como Corelli, Hotteterre, Caldara, Alessandro Scarlatti y Hándel. Anualmente se realizan dos secciones del Concurso: Música Barroca, donde participan profesionales del canto e instrumentistas, y Estudios Musicológicos, donde investigadores presentan sus ensayos sobre la producción barroca. Los artículos seleccionados son incluidos en la colección Miscellanea Ruspoli. El Concurso de 2017 estuvo dedicado al canto barroco. El jurado presidido por Antonio Florio (Nápoles) eligió como ganadora a Dalma Krajnyák (Budapest). El Centro Studi se unió a la Associaláo Ruspoli también para lanzar un Premio bienal de Estudios musicológicos Euro-Latinoamericanos en América Latina y Caribe sobre las relaciones musicales entre Europa y América Latina hasta el siglo XIX, realizando su tercera edición en 2018 y la publicación Quaderni Ruspoli, una oportunidad más para promover internacionalmente la cultura de la calidad musical y el intercambio cultural entre Europa y América Latina.

Giorgio Monari


Conciertos

Dalma Krajnyák, ganadora del Concurso Ruspoli de Música Barroca 2017, es una mezzosoprano de Hungría y se dedica al repertorio de la música antigua como contralto solista. Recibió su graduación en el Trinity Conservatoire, de Londres. Frecuentó la Accademia Lirica di Osimo, de Itália y participó en proyec-tos barrocos y clases magistrales p o r Romina Basso y Sara Mingardo. También ganó el concurso de canto barroco IX ‘Fatima Terzo’ de Vicenza, y fue ganadora/becaria de la Fondazione Cini en Venecia. Ganó experiencia profesional en Italia, Inglaterra, España, Hungría y recientemente en Alemania con Góttingen Barock.

Andrea Di Maio, formado en la Scuola Internazionale di Liuteria de Cremona, investigó los instrumentos de teclado antiguos en Pamparato con G. Grant O’ Brien y en la Russell Collection de Edimburgo. Comenzó su trabajo como constructor en 1986 con un taller en Roma inspirado en -y siguiendo fielmente- los cánones de construcción de las antiguas escuelas europeas. Colabora con el Museo de instrumentos musicales de Roma, con la Academia Sibelius de Helsinki y con varios conservatorios en Italia y en el extranjero. Sus obras están en muchos países alrededor del mundo. Desde 2012 se incluye entre las excelencias de artesanía artística de la Regione Lazio.

Francesco Luigi Trivisano

Francesco Luigi Trivisano, se graduó en Piano en el Conservatorio de Avelino, como el mejor egresado del año. Continúa su formación con Annamaria Pennella y Horatio Maione. Se graduó en clavicémbalo cum laude en el Conservatorio de Nápoles en 2013. Colabora con Antonio Florio en la orquesta de cámara barroca Cappella Neapolitana desde 2014.

El Conjunto de Música
Antigua Ars Longa, creado por Teresa Paz y Aland López en 1994 y integrado por músicos egresados en conservatorios de música de La Habana y del Instituto Superior de Arte, pertenece desde 1995 a la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana. Ocupa un lugar importante dentro de su repertorio la música del período virreinal en América. Desde su fundación ha ofrecido numerosos conciertos en importantes festivales y eventos nacionales e internacionales en todo el mundo. Su discografía la integran numerosos títulos, los cuales han merecido importantes premios de la crítica musical especializada nacional e internacional (Diapason, Le monde de la musique, Classica, Times etc.).


En ocasión de la inauguración del clavicémbalo construido por Andrea Di Maio en La Habana en colaboración con el Conjunto Ars Longa y la XX Semana de la Cultura Italiana en Cuba

3 de diciembre 17:00
Iglesia de San Francisco de Paula
Ave. del Puerto y San Ignacio, Habana Vieja

Dalma Krajnyák alto
Aland López (Ars Longa) guitarra barroca y archilaúd
Carolina Rodríguez (Ars Longa) cello
Francesco Luigi Trivisano clavicémbalo solista y continuo

Abren el concierto Gabriele Mulen y David Pérez (Ars Longa) clavicémbalo solo

Clavicémbalo Di Maio (Giusti, 1681)

Alessandro Scarlatti (1660-1725)
Toccata IV (Allegro – Fuga – Giga) [Mulen]

Domenico Scarlatti (1685-1757)
Fuga K30 [Mulen]

Girolamo Frescobaldi (1583-1643)
Toccata I y II de las «Toccate …» 1627 [Pérez]

Georg Friedrich Hándel (1685-1759)
“Dolce pur d’amor l’affanno”, cantata HWV 109b (versión para contralto)

Alessandro Scarlatti
Partite sopra l’aria della follia para clavicémbalo [Trivisano]

José de Nebra (1702-1768)
Bello pastor amante, ‘Cantada al Santísimo’ para alto e instrumentos (adaptada para voz y continuo

Bernardo Pasquini (1637-1710)
Toccata sopra lo scherzo del cucco para clavicémbalo [Trivisano]

Georg Friedrich Haendel
Lungi da me, pensier tiranno, cantata HWV 125b (versión para contralto), composta en Roma para el Príncipe Ruspoli


Taller de Alta Artesanía

El instrumento presentado aquí está basado en un modelo de Giovanni Battista Giusti, Lucca, de 1681. Es un instrumento italiano típico del siglo XVII de “continuo”, del tipo llamado de “custodia falsa”. La tradición italiana de la construcción de clavicémbalos, la más antigua del mundo, y que data de finales del siglo XV, se basó en instrumentos extremadamente ligeros, hechos de ciprés, dejados al natural y protegidos por dentro con cubiertas decoradas de diversas maneras. A lo largo del siglo XVI este fue el estilo habitual de la construcción de clavicémbalos en toda Italia, desde Venecia hasta Sicilia. A partir de la segunda mitad del siglo XVII, por razones de practicidad y economía, se comenzó a construir las estructuras más robustas en el interior con el ciprés natural y externamente decoradas al igual que los anteriores, con pinturas doradas y cuero natural; el resultado estético fue simular a un instrumento del siglo anterior. Este instrumento ha sido montado en La Habana en octubre de 2017, en el Taller de Luthería de la Oficina del Historiador de la Ciudad, con la participación de su equipo de trabajo y la colaboración de dos excelentes estudiantes,

José Collazo e Ivet Enamorado. Fue preparado pieza por pieza en mi actual laboratorio en Canepina (Italia) como un típico instrumento llamado de “custodia falsa”. El original de Giusti es también una de las piezas más copiadas de clavicémbalo de los constructores de mi generación por su gran elegancia, por su simplicidad constructiva y su solidez estructural. Esta es una versión típica para la realización del continuo en el Barroco. Su sonido es claro, nítido, ideal para el acompañamiento de orquestas de pequeño formato y canto. Este sonido preciso hace posible su desgranamiento rítmico y es importante para la estabilidad del acompañamiento.

La misma precisión de sonido lo convierte en un instrumento perfecto para la interpretación del contrapunto y de la fuga. La caja del clavicémbalo es de álamo y abeto, las molduras y los acabados interiores, los puentes y el capotasto son de ciprés; el teclado está cubierto de boj, el somier está hecho de haya estratificada revestida de nogal y los moldes del árbol de la pera. El instrumento está compuesto por dos registros de ocho pies al unísono y las cuerdas son de latón en toda su extensión que son 51 teclas con una tesitura desde el Do grave al Re sobreagudo.

La pintura recreada en la portada representa el Castillo Ruspoli de Vignanello en una vista parcialmente idealizada del paisaje de las tierras del Lazio con el Monte Cimino al fondo. La realización bastante rápida de esta pintura, completada en cinco días, le da una apariencia un poco bocetística y monocromática. De hecho, solo he utilizado tres colores oleosos de secado rápido, indispensables para el clima tropical: azul cobalto, tierra sombreada natural y tierra de siena. El clavicémbalo construido en Cuba es mi trabajo No. 114

(Andrea Di Maio, 13 de noviembre, 2017)


Proyecto Pedro Tirado

Nace en 2014 el Proyecto Pedro Tirado, para la divulgación del importante repertorio instrumental del compositor latinoamericano Pedro Ximenes de Abrill Tirado (Arequipa 1786? — Sucre 1856), a partir del trabajo del ganador del primer Concurso de Estudios musicológicos Euro-Latinoamericanos, José Manuel Izquierdo Kónig (Chile), autor del ensayo “Ilustración y contrailustración de un cuarteto arequipeño (o cómo escribir un yaraví en el estilo de Haydn)”, dedicado al Cuarteto concertante op. 55 de Tirado. Su trabajo fue publicado en el “Quaderno Ruspoli I: Studi sulle relazioni musicali euro-latinoamericane” (LIM 2016) y, en 2017, en la III Itinerancia Musical Ruspoli, fue realizada la primera audición moderna del cuarteto, en colaboración con el Festival Esteban Salas de La Habana. Los tres Cuartetos de Pedro Tirado (op. 55-57) serán publicados por la editora Librería Musicale Italiana en 2018.